Category

Consejos para Asesores

Category

Para tener tu propio negocio inmobiliario necesitas tener una formación profesional, actuar con inteligencia y pies de plomo. No es una tarea sencilla, pero si mueves las piezas con certeza y estrategia, el negocio será redondo y todo tuyo. Tener tu negocio en bienes raíces es muy posible y ganar dinero con un futuro de vida como agente de bienes raíces es un proyecto muy realizable.

“¿Qué es ser un asesor inmobiliario?”, me preguntan constantemente colegas o aspirantes a esta profesión. A menudo se piensa que un agente inmobiliario es una persona que se levanta todas las mañanas con ganas de vender casas pero, como lo he dicho, es una profesión en la que se debe ser experto y servidor de un oficio: saber escuchar y conocer los perfiles de los compradores y los propietarios; ser un referente en tu área de trabajo, tanto geográficamente como en su grupo social y familiar; es alguien que, más que vender casas, brinda servicio, es decir, asesora, negocia y resuelve una transacción compra-venta o hasta aconseja en una operación hipotecaria.

Ser un agente inmobiliario certificado es diferenciarte del resto. No se trata de un capricho o lujo, sino una necesidad de brindar un trabajo profesional. Cuando tienes la certificación significa estar acreditado y avalado, es decir, que tus conocimientos, experiencia y credibilidad para gestionar cualquier requisito, transacción, asesoramiento y/o servicio inmobiliario tiene la garantía oficial y licencia que tus clientes buscan y prefieren.

Para tener tu propio negocio inmobiliario no necesitas rentar un local y contar con personal, sino ¡la decisión de emprender! Has de tu oficio de agente inmobiliario una empresa personal en la que tus servicios y tus conocimientos se vendan por sí mismos. Poner en marcha un negocio inmobiliario necesitas de herramientas como una buena conexión a internet, computadora, teléfono y estos tres consejos que te ayudarán a tener una mente clara, enfocada y creativa para sostener tu nueva empresa.