Desalojar un inquilino nunca es una decisión fácil de tomar. Siempre debe ser considerado como el último recurso, pero debes estar seguro de que este proceso sea lo más rápido posible. Te pasamos aquí una lista que te ayudará a asegurarte que estás haciendo las cosas bien y de forma correcta:

  • Determinar por qué estoy expulsando al inquilino. Siempre debe ser el último recurso en caso de no pagar la renta, realizar una actividad ilegal en la propiedad o si el inquilino ha violado los términos del contrato.
  • Leer cuidadosamente los términos y condiciones del contrato que firmó mi inquilino.
  • Tratar de razonar con el inquilino.
  • Contratar un abogado o despacho legal que pueda asesorarme cómo lidiar con los inquilinos, además de ayudar en el proceso de desalojo.
  • Notificar el desalojo para abandonar en un plazo de 30 a 60 días. Deberé llenar una notificación y nunca debe de ser genérico ni ser redactado por mí sino por un asesor legal.
  • No intentar desalojar por mi cuenta. Amenazar o utilizar la fuerza puede traerme problemas legales.
  • Si mi inquilino decide no irse, debo presentar una demanda por escrito para que el juez actúe en este caso.
  • Si el juez considera válida mi demanda, deberá darle al inquilino una fecha para irse.
  • Si el inquilino no se va en la fecha señalada, entonces debo solicitar un oficial de justicia para estar presente para asegurarse de que el inquilino se vaya.
  • Tomar fotografías y hacer un inventario de las pertenencias del inquilino mientras desalojan para evitar problemas legales en el futuro.


Esperamos que el artículo te haya dado información valiosa. En Neximo, contamos con asesores especializados en la venta y renta de propiedades.

Si quieres vender o rentar tu propiedad rápido, sin rompecabezas y al mejor precio posible, descarga nuestra guía “Los 6 Métodos poco conocidos para aumentar el valor de tu propiedad”. Sólo da clic en el siguiente enlace para descargar la guía: https://neximo.clickfunnels.com/guia-6-etapas

Author

Escribe un comentario