En ocasiones el invertir en una propiedad para sacarle jugo poniéndola en renta, puede ser una decisión acertada, sin embargo, es importante que conozcas las ventajas que tiene y también las desventajas, que muchas de ellas se pueden evitar si sabes cómo hacerlo desde el principio.  

En las notas anteriores de como  Invertir en una propiedad para rentar, se habló sobre cómo elegir la propiedad ideal y los puntos a considerar a la hora de querer rentar la propiedad que acabas de adquirir. Ahora nos enfocaremos en las ventajas y desventajas que debes tomar en cuenta a la hora de adquirir una propiedad y ponerla en renta.

• Ventajas

Si bien es cierto que las inversiones son complicadas y en la mayoría de los casos recuperar esta inversión puede tomar mucho tiempo, aunque cuando se manejan bien todos los gastos, costos y tiempos, los resultados son satisfactorios y ayudan a prometer un ingreso estable por un largo periodo de tiempo, al mismo tiempo que puedes empezar a planear tu siguiente gran inversión.

Otras de las ventajas son las siguientes:

  • Ingreso económico extra y a largo plazo: El alquiler de la propiedad que estás poniendo en renta puede ser un ingreso extra para subsanar alguna emergencia y a largo plazo este ingreso puede ayudarte para despreocuparse económicamente cuando tengas pensado retirarte.
  • Cubrir gastos de la propiedad con la renta: Con el alquiler puedes cubrir gastos de mantenimiento de la misma propiedad e incluso puedes pagar el crédito hipotecario de este inmueble u otro que tengas pensado adquirir.
  • Rentar es más rápido que vender: En la mayoría de los casos el vender una propiedad conlleva más tiempo, dedicación y te puede limitar monetariamente. Así que rentar una propiedad hoy en día puede ser una opción para tener un ingreso extra más rápido.
Siempre asesórate con un experto a la hora de querer rentar tu inmueble.

• Desventajas

Aunque las ventajas al momento de rentar tu inmueble son mayores, también se tiene que tomar en cuenta las desventajas que esto puede traer consigo.

  • Tiempos muertos: Una vez que tienes un inquilino, estás seguro que el alquiler llegará mes con mes, pero cuando el contrato termina puedes tardar un par de meses para encontrar otro inquilino que califique, para esto debes tener un apartado del alquiler y poder subsanar cualquier gasto que te encuentres durante este proceso para que todo sea más fácil.
  • Alquiler insuficiente: Si estás pensando cubrir la hipoteca con el alquiler, debes hacer cuentas y tomar en cuenta que sí cubra los pagos de la hipoteca, de no ser así, tendrás que completar con otros ingresos. Así que debes calcular bien el precio de la renta para que los números cuadren.
  • Inquilinos complicados: Los inquilinos pueden ser complicados si no pasaste por un proceso de calificación, y aunque hayan pasado, pueden existir situaciones atípicas en las cuales tengas que intervenir, desde mantenimiento para alguna instalación, hasta desalojar en caso de incumplimiento de pago. Siempre ten cerca un experto para asesorarte en estos casos.

Estos son algunos de los consejos a la hora de decidir si comprar una propiedad para ponerla en renta, en futuras notas abordaremos otros puntos más específicos sobre este tema y te platicaremos más al respecto por si estás interesado en tomar este camino y tener un ingreso extra. Si estás interesado en conocer cómo elegir la propiedad ideal para ponerla en renta, puedes visitar nuestra nota anterior.

Si te gustaría recibir asesoría (gratis) de un asesor, en Neximo contamos con asesores capacitados para ayudarte en la compra de tu propiedad. Es un servicio gratuito que ofrecemos para ayudar a todos los interesados en adquirir una propiedad. Para solicitar más información del servicio, visita nuestra página en www.neximo.mx y solicita una llamada con un asesor.

Author

Escribe un comentario