Apostar en el mercado inmobiliario enfocado a personas de la tercera edad es realmente redituable; es un mercado con ingresos, con estabilidad y con mucho futuro para sociedades como la nuestra. Aquí te digo cómo hacerlo.

“¿Y si cuando seamos viejitas nos vamos a vivir juntas?”, escuché decir a una chica (en sus treinta avanzados) a su amiga mientras tomaban café. Su comentario no es nada hipotético y tiene mucho de realidad, y es que del fenómeno del envejecimiento las inmobiliarias toman nota, de suerte que han diversificado sus modelos de negocio con segmentos de vivienda destinadas exclusivamente a la tercera edad.

Pensar en una inversión inmobiliaria enfocada al perfil de la tercera edad, será altamente redituable si sabes cómo hacerlo.

Definitivamente existe un gran mercado y aún poca competencia para residencias para adultos mayores (y no estamos hablando del geriátrico), sino de casas bien estructuradas, equipadas y acondicionadas para ofrecer una vida digna, segura y estable para una sociedad longeva.

Así es, en muy poco tiempo veremos cómo crecerá una tendencia inmobiliaria de residencias que serán mucho más cercanas a una experiencia resort que a un hospital, es decir, productos equipados con servicio de cuidado y asistencia médica aunado a la garantía de confort de autonomía e intimidad.

Por supuesto que la locación será el gran plus: residencias con vistas al mar, ubicadas en zonas costeras, con amenidades de ocio y domésticas (lavandería, limpieza y comedor). Sin embargo, las zonas urbanas serán primordiales para familias que requieran tener cerca a su adulto mayor, aquella persona que no está enferma y no necesita ir a un hospital, pero que ya no puede vivir sola. Estas residencias son acondicionadas e incorporan todos los servicios domésticos dirigidas al mercado de clientes mayores de 60 años que les importa su envejecimiento.

El mercado inmobiliario de la tercera edad está floreciendo y se perfila como una oportunidad altamente rentable. Para países como España, Alemania o el Reino Unido, este modelo de negocio ya lleva muchos años, y es que el perfil de los clientes que buscan esta comodidad son personas jubiladas, con una economía estable y sólida, y que está dispuesta a pagar por garantizar sus años de descanso compartiendo su vida con gente que está en la misma sintonía. 

Para echar andar un negocio inmobiliario para este público es hacerse de un inversor que este dispuesto a escuchar al cliente potencial y ajuste el inmueble a sus necesidades.

Es importante considerar que los clientes quieren irse a vivir a un espacio que les de la mayor calidez de un hogar, por lo tanto querrán tener su habitación adecuada con el jacuzzi que desean, los pisos, los azulejos, las mesas, etc. El cliente de estas características no querrá sentirse en un asilo, sino en una casa adecuada a sus deseos. Entonces, si tienes una casa o un edificio disponible, ¿te conviene adecuarla y hacerla una residencia para adultos mayores? No, precisamente. Por ejemplo, si tienes un edificio de seis pisos, a la gente mayor de 60 años no le gusta subirse a elevadores y mucho menos subir escaleras. ¿Y qué tal si hacemos de mi campo de golf una residencia para adultos mayores? Tampoco, su cliente no va a ir a jugar ni a correr en el césped; muchas veces sus prioridades consisten únicamente en tener una vida sencilla, cómoda y segura. Es decir, aquí tenemos que adaptarnos a sus posibilidades físicas, económicas y sociales.

Ahora te voy a decir lo que tienes que tomar en cuenta para emprender un negocio inmobiliario de la tercera edad:

  1. Definir al cliente objetivo: es importante conocer la edad y definir sus necesidades. Por ejemplo, si tu cliente pude pagar más de 50,000 pesos al mes, entonces deberás considerar que sus necesidades serán más exclusivas, como por ejemplo un baño privado, jacuzzi, una sala de juego, es decir, contar todos los servicios. De otra forma, tu cliente compartirá espacios como la estancia, el jardín, el baño, etc.
  2. Revisar uso de suelo: si tienes disponible un terreno, finca, edificio o residencia que consideras podría funcionar para este proyecto inmobiliario, lo primero que debes hacer es revisar si cumple con todos los requisitos de uso de suelo.
  3. Revisar y asignar espacios: es importante considerar que tus espacios deben ofrecer privacidad y que cuenten con las necesidades primordiales para una persona, incluyendo “pequeños” lujos. Aquí lo que importa es lo que quiere el cliente, es decir, “al cliente lo que pida”.
  4. Revisar el poder adquisitivo del cliente: de acuerdo con su posición económica dependerá la residencia a ofrecer. De entrada, debido a las necesidades esenciales de este perfil, es importante contar con atención médica de enfermeros y profesionales geriátricos que puedan atender cualquier necesidad. Lo que ofreces es un hotel de lujo que tiene todo el personal necesario a disposición del cliente. Lo importante es que todos los inquilinos estén bien atendidos. Depende de las regulaciones de cada país, se deberá asignar un enfermero por cierta cantidad de inquilinos.
  5. Considerar presupuesto: para echar andar este negocio, siempre es importante considerar los gastos comida, limpieza, administración y contabilidad. Entre más alto sea el alcance del poder adquisitivo de tus clientes, más grande será la rentabilidad de tus residencias.

Este es un negocio a futuro que cada vez está más cercano en sociedades como la nuestra, así que si eres agente inmobiliario es momento de informarte y buscar un socio inversor que te apoye a desarrollar este tipo de proyectos. ¿Qué opinas? ¿Crees que México es un terreno fértil para el mercado inmobiliario de la tercera edad?

Esperamos que el artículo te haya dado información valiosa que podrás aprovechar para mejorar tus habilidades de asesor inmobiliario. Si estás interesado/a en aumentar tus ingresos como asesor inmobiliario, en Neximo tenemos todas las herramientas que necesitas. 
Ingresa a la siguiente liga y conoce la oportunidad de negocio que ofrece la primera inmobiliaria digital de México: https://lp.neximo.mx/registration-formno2dn1yq

Author

Escribe un comentario