Cuando decidimos comprar una propiedad es muy común que definamos nuestro presupuesto límite, sin embargo, nos olvidamos de un aspecto sumamente importante, estos son los impuestos que se deben pagar. Es importante cumplir con estas obligaciones ya que mantienen nuestra situación tributaria en orden y libre de algún problema legal.

Al momento de realizar una compraventa inmobiliaria se realizan dos acciones, una implica la adquisición del inmueble por parte de una persona y la otra la venta del inmueble. Sin embargo, cada uno de ellos deben cubrir sus impuestos. La persona que adquiere la propiedad tiene como cargo el Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI) o Impuesto de Traslado de Dominio. Este impuesto se recauda por las entidades federativas y se calcula sobre el valor más alto de la operación. El porcentaje de impuesto varía según el estado.

Por otro lado, si eres quien está vendiendo el inmueble, deberás pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) sobre la utilidad que recibes de la venta realizada. Este aplica únicamente sobre la utilidad, las personas físicas que venden un inmueble ya causan ISR por enajenación de casa, sin embargo, la ley indica que se puede exentar el pago si el valor máximo de la venta es de 4 millones 376 mil pesos aproximadamente. Este beneficio se puede hacer válido una vez cada tres años y el requisito es que el vendedor acredite al notario con documentación que compruebe que es el dueño de la casa que está vendiendo.

¿Qué implicaciones tienen estos impuestos en la compraventa de una casa?

El pago de impuestos tanto del vendedor como del comprador debe ser proporcional al valor de la operación que se está realizando y para esto se determina el monto en una acta. Cuando se realiza la compra de la propiedad, es obligación del notario retener el impuesto que te corresponde y así reportarlo y pagarlo posteriormente a quien corresponde. Debes saber que el uso de suelo y el precio de venta son determinantes para el pago o exención del impuesto. 

  • ¿Quiénes no pagan impuestos? 

Como te mencionamos anteriormente, no pagas impuestos si puedes demostrar que la casa en venta es de tu propiedad y que su precio no sea mayor a un aproximado de 4 millones de 376 mil pesos.

  • ¿Quiénes sí pagan impuestos?
  1. Aquellos cuyo inmueble supere los 4 millones de pesos en su precio de venta.
  2. Aquellos que comprarán una oficina, local comercial, fábrica, entre otros. El vendedor tiene a su cargo la escrituración y el ISR, mientras que el comprador tiene como obligación pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16% sobre el valor de las construcciones que no tendrán uso habitacional.
  3. La venta de un terreno siempre tiene como obligación el ISR, por lo que en el cálculo podría reflejarse como una pérdida.
  4. Aquellos que venderán un inmueble con uso de suelo comercial, ya sea para oficina o consultorio, como tal el monto correspondiente al terreno no generará impuestos pero las construcciones destinadas para esa oficina sí.
  5. Aquellos cuyo inmueble que venden es de uso habitacional pero se tenía en renta. Ya que no se puede comprobar que el inmueble es habitado por ti, de la utilidad recibida pagas un impuesto. 
  6. Aquellos que cuentan con una casa habitación con un pequeño comercio, deberán pagar IVA por el valor de las construcciones que corresponden a dicho local, sin embargo, el valor de las construcciones destinadas al hogar y el terreno no generan impuestos.
Se precavido y considera los impuestos que están a tu cargo

¿Es necesario que un notario o abogado se involucre en estos procesos?

Para todas las operaciones de carácter inmobiliario es necesario un notario para realizar las operaciones que el inmueble requiera y no tener implicaciones legales, puedes visitar nuestra nota sobre la importancia de un notario en el proceso de compra-venta. El abogado es opcional ya que fungirá como asesor que buscará el beneficio de su cliente.

Asimismo, el notario se mostrará imparcial pues tiene que rectificar que el vendedor estaba apto para vender sin depender de un tercero, así como también  que el comprador adquirió la propiedad sin ningún problema. Contar con un notario garantizará que ninguno de los dos involucrados presenten problemas posteriores a la venta y con la propiedad.

Aspectos que debes saber

Es importante que el comprador esté dado de alta en Hacienda ya que este impuesto lo declarará el notario y deberá comprobar que se realizó el pago por parte del comprador, para esto debe demostrar al gobierno que estás dado de alta.


Ya sabes que los impuestos en la compraventa de inmuebles son relevantes y no se puede dejar pasar, no olvides estimar dentro de tu presupuesto este impuesto en caso de adquisición de propiedad para que no te encuentres con contratiempos y puedas realizar tu compra de la mejor forma.

Si estás en búsqueda de una propiedad, puedes visitar nuestros inmuebles en venta.

Si te gustaría recibir asesoría (gratis) de un asesor, en Neximo contamos con asesores capacitados para ayudarte en la compra de tu propiedad. Es un servicio gratuito que ofrecemos para ayudar a todos los interesados en adquirir una propiedad. Para solicitar más información del servicio, visita nuestra página en www.neximo.mx y solicita una llamada con un asesor.

Author

Escribe un comentario