Aprende a desarrollar tu inventario con nuestro webinar

En México muchos asesores inmobiliarios se enfrentan al reto de vencer el prejuicio de que es mejor la venta directa de un inmueble que pagar a un intermediario para encargarse de ello. Termina con eso usando estos argumentos irrefutables a tu favor.   

De acuerdo con datos de Google, 80% de los internautas mexicanos que buscan casas o departamentos en venta o renta, inicia la búsqueda de inmuebles a través de internet. Lo anterior -aunado a la creencia de que es mejor hacer un trato directo que contratar a un asesor inmobiliario para que se encargue de mostrar y vender la propiedad-, representa una gran barrera para quienes se dedican a la comercialización de bienes raíces de manera profesional.

A menudo, el propietario del inmueble se siente capaz de vender o rentar ese bien por sí mismo, ahorrándose la comisión que destinarían a un tercero, pero lo que no considera es que un asesor inmobiliario hace más que abrir puertas y mostrar casas. Su labor es sumamente valiosa y compleja de modo que, más que un gasto, representa un ahorro de tiempo y esfuerzo, así como una guía en cada paso del estresante proceso de compraventa o alquiler inmobiliario. A continuación, repasamos algunas de las labores que solo un asesor inmobiliario puede garantizar.

 

Apoyo profesional y atención al cliente

Gran experiencia y profesionalismo

Un asesor de bienes raíces tiene la capacidad de evaluar las ofertas más adecuadas para cada cliente según sus necesidades particulares. Su experiencia y conocimientos en el mercado inmobiliario le permiten brindar a sus clientes todas las oportunidades posibles de compra, venta o renta.  

A diferencia de un vendedor fortuito de inmuebles, un asesor profesional conoce su zona de operación a detalle y puede sugerir viviendas que se acoplen a los requerimientos de cada persona (colonia, número de habitaciones, metros cuadrados, baños, cajones de estacionamiento, amenidades especiales como alberca, roof garden, gimnasio, etcétera) pero, sobre todo, que estén dentro de las posibilidades reales del mercado.

Como representante de sus clientes, el asesor los apoya en la búsqueda de propiedades que reúnen las características solicitadas y al precio que puede pagar el interesado. Se encarga de concertar citas y mantener informados a sus clientes de las oportunidades con rasgos similares que van surgiendo en el mercado.

Gran parte de su valor como profesional consiste en buscar las mayores ventajas cualitativas y cuantitativas antes, durante y después de la transacción. Incluso, cuando el cliente es el propietario, es posible que en cuanto este tome la decisión de vender, el asesor ponga a su disposición su cartera de clientes o hasta ya tenga en mente a un par de compradores potenciales.

En resumen, con la ayuda de un asesor inmobiliario, el vendedor o arrendador no desperdicia tiempo ni esfuerzo buscando casas y departamentos que no cumplen sus expectativas algo que, a la postre, se traduce en operaciones más rápidas, efectivas y seguras.

Otra de las ventajas de contar con este tipo de asesoramiento es establecer el precio de una vivienda de manera adecuada y no basándose en los listados de internet, la suposición o el sentimentalismo.

Un asesor inmobiliario tiene un punto de vista neutral y se mantiene al día de las tendencias en el rubro, algo que difícilmente puede hacer en un corto periodo de tiempo el propietario de un inmueble que quiere venderlo o rentarlo por su cuenta.

Un profesional en el ramo tiene el conocimiento y puede hacer un análisis tanto de las tendencias de compra, como de la oferta del mercado local para determinar con rigor el valor competitivo de venta de un inmueble y prever la plusvalía que podría tener a futuro.

En ese sentido, es preciso que señales a tus posibles clientes que un asesor inmobiliario realiza estudios previos basados en los precios de venta (o precios de cierre), no solo en valores de mercado. Esto quiere decir que como asesor, lo que ofreces a tus clientes es conocimiento y el uso de herramientas para ayudar a fijar con mayor precisión el valor correcto de una casa o departamento basándote en operaciones cerradas, pues no es tan importante el precio en el que las personas ponen a la venta su vivienda, sino el precio que finalmente pagan los compradores o arrendatarios por un inmueble con características particulares.

 

Atención personalizada, proximidad y disponibilidad del asesor inmobiliario

Atención personalizada, proximidad y disponibilidad

Si bien es cierto que una persona sin educación formal en bienes raíces puede encargarse de vender o alquilar un inmueble, también es un hecho que es susceptible de enfrentar dificultades durante la transacción debido a su falta de experiencia.

Un profesional posee los conocimientos, las habilidades y los contactos para vender o rentar una propiedad de manera más rápida y al mejor precio posible. Se encarga de gestionar el proceso de principio a fin brindando asesoría al cliente en cada paso y manteniéndolo informado en todo momento.

Si algo caracteriza a las inversiones inmobiliarias es justamente la incertidumbre y el estrés que pueden generar en las personas. Contar con un servicio inmobiliario profesional involucra un análisis preciso del mercado para fijar el precio de una propiedad de forma estratégica, hacer una negociación inteligente y comercializarla con eficacia para que la transacción sea exitosa.

El tiempo y la tranquilidad de los clientes es lo más valioso. Hay quienes por cuestiones personales y laborales tienen la disponibilidad de gestionar la venta o renta de su casa, pero la mayoría de las personas no tiene esa opción. El asesor inmobiliario es el especialista que escucha y atiende las necesidades de cada cliente y lo acompaña en todo momento para darle asesoramiento personalizado y experto.

Cuando observes que un potencial cliente aún no se decide a contratar tus servicios, siempre puedes preguntarle si está dispuesto a “irse por la libre” cuando se trata de su patrimonio, o si prefiere tener a su lado a un facilitador que lidie con las dificultades del proceso, que responda todas sus inquietudes y, sobre todo, que vigile que el proceso se ejecute sin complicaciones que puedan volverse en su contra. En ese escenario, la decisión de dejar en las manos indicadas que los tiempos de la venta o renta de su inmueble se cumplan en tiempo y forma, se vuelve más sencilla. No vale la pena cuidar los centavos por los pesos.

 profesionalismo-asesor-inmobliario

Gestión de los trámites administrativos

Conocimiento exhaustivo del mercado inmobiliario

La compra o renta de una casa es una transacción bastante compleja, lo ideal es tener conocimientos especializados para llevarla a cabo. El perfil del asesor inmobiliario es justamente el de guiar y apoyar a los propietarios y buscadores de vivienda a encontrar la casa o departamento que cumpla con sus objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Es el profesional indicado para ayudar a un vendedor o arrendatario a evaluar la oferta del mercado, las complicaciones que pueden surgir en el proceso de venta o arrendamiento y cómo lidiar con ellas para conseguir de esa forma las condiciones más favorables. Asimismo, conoce los índices de precios de colonias particulares, sus ventajas comparativas, los tipos de vivienda, los beneficios que ofrecen y los requerimientos para identificar la mejor opción de compra, venta o renta para cada cliente específico.

Otro puntocrítico, es su destreza para determinar la rentabilidad de una inversión inmobiliaria. Un asesor en bienes raíces ayuda a sus clientes a elegir la casa o el departamento que represente la mejor oportunidad en ladrillos con visión a futuro.

Como asesor inmobiliario independiente tú proporcionas mucho valor al propietario de un bien raíz o a quien lo busca. Sabes que tu experiencia profesional va más allá de abrir puertas. Necesitas mostrar a tus potenciales clientes que la labor de un asesor implica muchos otros aspectos del proceso de venta o alquiler de una vivienda, entre ellos la asesoría para obtener la mejor opción de financiamiento hipotecario, invertir en portales inmobiliarios y marketing para generar la máxima exposición e impacto online, apoyar al cliente en la negociación y mucho más.

A diferencia de un vendedor o arrendador inmobiliario de ocasión, un profesional del ramo cuenta con una red de colegas y otros especialistas (abogados, arquitectos, notarios, ingenieros) que conocen el sector y pueden apoyarlo en caso de enfrentar alguna dificultad al realizar una transacción.

Una persona indecisa debe considerar que vender o rentar una casa va más allá de poner un letrero en la fachada o en internet, se trata de un proceso arduo que no termina con la aceptación de una oferta, sino que previo a ello -y aun después del cierre-, quedan muchos pendientes que solo un especialista puede resolver con pleno conocimiento.

Incrementa tu negocio inmobiliario con nuestra guia de captación de bienes raíces

Agilización de los trámites de compraventa

Sin lugar adudas, el atributo más destacado de un asesor inmobiliario es el acompañamiento que da a sus clientes en lo que se refiere a la revisión y análisis de la documentación necesaria para vender o rentar un inmueble.

Un buen asesor se encarga de gestionar y agilizar todos los trámites burocráticos asociados a la compraventa o alquiler de una vivienda. Todo el papeleo que suele generar confusión y estrés a los vendedores principiantes debe estar en manos de un profesional que garantice la solvencia jurídica y legal del inmueble sobre el que se llevará a cabo la operación.

Muchos dueños de casas o departamentos asumen que su papeleo está en orden, pero es común que durante la investigación, el asesor inmobiliario descubra que hay problemas de escrituración o que la documentación no está en regla.

Además, contar con el apoyo de un profesional en bienes raíces, da la seguridad a su cliente de que fungirá como una especie de protector, ya que él se involucra en la redacción del contrato de compraventa o arrendamiento para que sea lo más justo posible para las partes y se asegura de que, al momento de la firma de contratos, no se presenten contratiempos que ocasionen retrasos o sanciones por incumplimiento.

En pocas palabras, un asesor inmobiliario facilita la gestión administrativa de una operación en el ramo y se ocupa de que todo el proceso concluya con éxito. El servicio que ofrece es integral y se basa en tres pilares: confianza, seguridad y transparencia.

Su conocimiento del mercado, sus contactos con entidades tributarias, notariales y financieras, le facultan para ofrecer adecuadamente este servicio.

 

Agilización de los trámites de compraventa inmobiliarios

Eficacia y ahorro de tiempo

Facilitador de búsqueda

Un asesor inmobiliario ahorra tiempo y esfuerzo al dueño en la fase de búsqueda de vivienda para comprar o alquilar, pero también en la búsqueda de prospectos. Un vendedor inexperto estará dispuesto a abrir las puertas a todo aquel que parezca interesado, sin embargo, un asesor profesional entrevistará a los potenciales compradores o inquilinos y los filtrará para presentar a su cliente únicamente ofertas precalificadas con base en sus posibilidades reales de cerrar un trato.

El asesor está entrenado para determinar si la persona que desea comprar una casa o departamento realmente tiene la solvencia para hacerlo, lo que evitará desperdicio de tiempo al mostrar un inmueble a los curiosos. Una vez más, su ayuda se traduce en mayor rapidez para vender o rentar una propiedad y en menores posibilidades de tomar malas decisiones que, a la larga, salgan mucho más caras que pagar una comisión.

 

Servicio fácil y accesible

El rol del asesor inmobiliario a menudo es desestimado, pero como hemos visto, implica asesoría integral, acompañamiento permanente y conocimientos específicos para realizar labores de investigación, administración, mercadotecnia, negociación, legales, financieras, tributarias e incluso de inversión.

No es nada sencillo ser asesor inmobiliario y mucho menos intentar realizar sus actividades cuando se carece de experiencia. Por todo lo anterior, es recomendable buscar apoyo de un especialista en el sector cuando vas a vender, comprar o rentar una vivienda.

Es muy fácil contratar sus servicios. Una opción es buscar en línea, por ejemplo, en la Ciudad de México existen cuatro asociaciones inmobiliarias que agrupan a profesionales inmobiliarios certificados : la Asociación de Profesionales en Comercialización Inmobiliaria (APCI), la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Grupo Inmobiliario de la Zona Poniente (GIZP) y la Unión de Profesionales Inmobiliarios de México (UPIM). Visita sus páginas web, así como las de agencias inmobiliarias establecidas. Si lo deseas acude de manera presencial para pedir informes y resolver todas tus dudas.

 

New Call-to-action

Karim

CEO de NEXIMO en México
¿Cómo montar tu propia inmobiliaria? Árticulo anterior
¿Cómo elegir tu capacitación inmobiliaria? Próximo árticulo

Estos árticulos te pueden interesar

Enviar un comentario

CTA_Bg

Únete a Nuestra Alianza. Estámos a tus ordenes.

Únete al Equipo