La importancia de vestir adecuadamente para generar la mejor impresión en tus clientes. Aquí te digo cómo usar tu presentación personal para ser un agente inmobiliario de éxito.

¿Has escuchado la frase trillada pero cierta: ¿“como te ven, te tratan”? Pues en el negocio inmobiliario no es la excepción, sino la determinación si te compran o no. Así es, una buena presentación acompañada de conocimiento y confianza puede abrir tu panorama profesional. En este artículo vamos a revisar la importancia de tu apariencia personal y profesional para atraer clientes.

El costo de la primera impresión. Invertir en una imagen es pensar en las ganancias que podrán generar.

En nuestro artículo anterior hablamos sobre la relevancia de nuestros pensamientos y mentalidad positiva para tener éxito, no sólo el negocio de bienes y raíces sino en la vida misma. Entonces, llegué a la conclusión de que una mentalidad positiva va muy de la mano de una actitud y presentación correcta que un agente inmobiliario debe transmitir en su trabajo. Como dicen en mi pueblo: “el hábito no hace al monje” o “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. La apariencia, tanto vestimenta como leguaje corporal, es determinante a la hora de cerrar una venta o exclusivar una propiedad.

La importancia de la primera impresión

“La primera impresión es la que cuenta” suena como una frase trillada pero vaya que tiene importancia en el día a día. Así de determinante es en el mundo de los negocios. Todavía en las relaciones personales se pueden modificar, pero en los negocios o relaciones laborales es muy difícil cambiar la impresión que dejas.

Si vas a vender o comprar, sólo tienes una oportunidad para generar confianza, credibilidad y amabilidad.  Si consideras que tu trabajo es vender un producto de alto precio, tienes que verte como un profesional y comportarte como un agente serio, transparente y honesto. Entonces, si vas a vender una propiedad de varios millones de pesos, no podrás vestirte como si estuvieras vendiendo pozole los domingos. Tiene que conectar tu apariencia con el nivel de productos que estás vendiendo.

¿Cómo verte profesional para vender más?

La calidad de la ropa y el buen gusto van de la mano. Cuando digo calidad no me refiero precisamente a marcas de alto prestigio, sino a una prenda limpia, bien planchada y acorde a tus medidas, peso y estatura.

Invertir en una imagen es pensar en las ganancias que podrán generar. Es importante diseñar tu imagen de acuerdo con tu oficio para obtener un beneficio.

5 cosas que no deben fallar en tu apariencia:

  1. Uñas: presta mucha atención de que estén bien cortadas y limpias.
  2. Cabello: bien recortado, limpio y peinado.
  3. Zapatos: en buen estado, limpios y evita usar tenis. Tus zapatos representan tu formalidad y aseo.
  4. Camisa: bien planchada y sin manchas de comida o pasta de dientes.
  5. Combinación: el buen gusto se nota, así que cuida la combinación colores (evita colores “chillantes” o demasiado “atractivos”) y estilos de ropa que uses.

¿Cómo vestir bien para ser tratado mejor?

Si vistes formal serás tratado con respeto. Suena drástico pero es verdadero. Si vistes formal, para la sociedad en que vivimos, serás considerado alguien profesional, recto, respetable y formal. Eso genera confianza y seguridad para clientes.

Lenguaje corporal: cualquier movimiento es clave

Hablar del lenguaje de nuestro cuerpo da para todo un estudio psicológico. Es importante saber cómo conducirse en un encuentro, conocer nuestros movimientos para transmitir confianza y seguridad. Movimientos bruscos pueden ser tomados como agresivos o, incluso, cruzarse de brazos refiere a ponerse a la defensiva, confrontación o reserva.

Conocer cómo conducirnos corporalmente nos puede abrir puertas o cerrarnos todas las posibilidades. Aquí te digo 4 cosas que debes considerar sobre tu lenguaje corporal para transmitir confianza a tus clientes:

  1. Saludar: en tiempos de Covid, la sana distancia es elemental; sin embargo, cuando saludes debes mirar a los ojos, sin sostener la mirada ni ser abrupto, simplemente una mirada amable. Si estrechas la mano, debe ser un saludo firme, sin apretar con fuerza ni con ligereza.
  2. Tu cuerpo habla: como te decía, si cruzas los brazos es una señal de estar a la defensiva o cerrado a una comunicación. Por eso, evita cruzarlos, al igual que llevarte objetos al pecho como un folder o cuaderno, eso es una señal de que estás ocultando algo o que simplemente has puesto una barrera.
  3. Poner atención: en una reunión con un cliente jamás saques tu celular y lo revises al mismo tiempo. Además de ser una falta de respeto, significa que no estás poniendo atención. En vez de eso, míralo a los ojos y procura asentar con la cabeza lo que te dice. Debes transmitir que su comunicación es lo más importante para ti.
  4. Sonríe y la fuerza estará contigo: si sonríes suave y amigablemente, transmites confianza y cordialidad. Es una señal de amabilidad que gana más que cualquier cara larga o ceño fruncido.

Como podrás ver, tener buen gusto para vestir, ser cuidadoso y pulcro en tu vestimenta y persona, así como una actitud amable, educada y profesional te ayudará a ser un agente inmobiliario de éxito. Espero sea funcional para ti y recuerda estos puntos que te abrirán todas las puertas.


Esperamos que el artículo te haya dado información valiosa que podrás aprovechar para mejorar tus habilidades de asesor inmobiliario. Si estás interesado/a en aumentar tus ingresos como asesor inmobiliario, en Neximo tenemos todas las herramientas que necesitas. 
Ingresa a la siguiente liga y conoce la oportunidad de negocio que ofrece la primera inmobiliaria digital de México: https://lp.neximo.mx/registration-formno2dn1yq


Si eres asesor NEXIMO, y no tienes aún tu imagen corporativa al 100%, te recordamos que tienes la Nexitienda para que puedas tener una venta rápida y exitosa.

Author

Escribe un comentario